«Mi Gurú y yo» Número 1 de ventas en Amazon

Querid@s amig@s, tengo el gusto de comunicaros que mi último libro «Mi gurú y yo» ha sido número 1 en varias categorías y durante varios días tanto en Amazon España, Amazon México y Amazon Internacional. Es una alegría para mi presentároslo en este nuevo año que comienza y desearos toda la felicidad de que este nuevo libro nos habla.

En Diciembre de 1980, Gururaj Ananda Yogui me encargó que escribiera un libro. No me dijo cuando.

Lo he escrito 40 años después, en 5 semanas. Fue sencillo, el pollito rompió la cáscara del huevo, se asomó un poquito fuera de su ego, y empezó a ver como había sido la realidad y, en menor medida, la fantasía que había proyectado sobre ella.

Lo demás fue sencillo, simplemente transcribí los hechos como habían sucedido. Al releerlo parece una fantasía, pero ¿ acaso no lo es el mundo cuando se vive intensamente?

Puedes comprar «Mi Gurú y yo» haciendo click en este enlace

Próximo curso de Aprender a ser libres.

aprender a ser libres 2019

¿Hay alegría, paz y amor en tu vida? ¿Predomina el miedo, la tristeza, la culpa o la rabia? Si es así, aprende a ser libre de estos sentimientos que te hacen infeliz. Durante ocho intensos días en régimen residencial, aprenderás como hacerlo. Por tu parte es necesaria la determinación y el propósito de liberarte de conductas programadas en tu infancia. Y por mi parte acompañarte guiándote en un viaje interior que nunca olvidarás.

El próximo curso de Aprender a Ser Libres se hará en la sierra de Madrid, la semana del 23 de noviembre al 30 de noviembre de 2019.

En estos tiempos de incertidumbre, es el mejor regalo que te puedes hacer.

Al amado

Abrí los ojos
una mañana de un tiempo que ignorabas
y alumbrado en tu Luz,
miré despacio
hacia las formas de mis propios sueños.
Mirándome en tu espejo
vi  mi orgullo,
mi egoísmo y mis dudas.

Tardé en reconocerlos
y en limpiarlos;
y aún se esconden sus restos de negrura
en las certezas
que de mi humildad pretendo.
Pero también me vi,
en un instante eterno,
reflejado en el limpio espejo de tu Gracia;
y en esta eternidad,
que sólo recordamos reviviéndola,
no sé cuál fue mi corazón
y cuál el tuyo.

En un mismo latir guardo el recuerdo
del dar,
que era tu oficio,
Amor;
y siempre dándote
enseñaste el misterio de Dios
que el hombre esconde.

Los ojos se cerraron con tu muerte,
y en lágrimas de todos
te vi en nuestro interior,
eternamente.
En lo que yo creía realidad
te fuiste,
y en lo que pretendía irrealidad
te encuentro.

En este encuentro conozco tu sonrisa,
indescifrable
para la mente y la memoria;
alegre
sin sustentarse en un  motivo;
y libre
en un amor que nos transciende.

 

Dr. Ramón Carballo Sánchez.

 

Volar en libertad

En lo más profundo del infierno se encuentra una puerta hacia el cielo.

Las batallas de las Termópilas, de Little Bighorn, El Álamo, Stalingrado, Normandía, Trafalgar, Las Navas de Tolosa, Pearl Harbor, las breves, intensas y rotundas de Hiroshima y Nagasaki…y tantas otras. También podemos remontamos a Mitos como el diluvio Universal que nos habla de civilizaciones tan avanzadas tecnológicamente o más que la nuestra como la Atlántida o Lemuria y que fueron destruidas.  Siempre ha habido guerras ¿cuándo no? durante miles de años ha sido así ¿por qué tendría que haber un futuro diferente?

Si el futuro es hijo del presente ¿hay en la historia presente de la humanidad algo que indique un futuro mejor? Lo que el presente indica es más de lo mismo. Podemos ilusionarnos con un futuro idílico, pero esa fantasía no es saludable si va en contra de las evidencias presentes e históricas.

¿En qué lugares y por qué motivos empiezan las guerras? Todas las guerras empiezan en el interior de nosotros mismos. Y así como en nuestro interior comienza la guerra, también ahí está la Paz ¿No se lo cree? es su opción, pero entonces seguirá transitando entre periodos de guerra y algunos de descanso, personales, familiares, nacionales e internacionales.

¿Cómo nos tratamos a nosotros mismos? ¿Hay una guerra cotidiana entre lo que debemos hacer y lo que nos apetece, entre cómo nos exigimos ser y cómo somos? ¿entre las que consideramos nuestras obligaciones familiares y nuestros deseos? ¿Entre nuestra adaptación a las normas de una sociedad enferma y nuestra naturaleza?
Como Psiquiatra puedo afirmar, después de cuarenta años de práctica profesional, que si hubiese una legislación que detectase y castigase el maltrato que nos infligimos a nosotros mismos y lo reprobase en la misma proporción que el maltrato que nos infligimos unos a otros, entonces la gran mayoría de las personas estaría en la cárcel.
¿Es posible encontrar Paz en nuestro interior? Sí, es posible, lo sé por experiencia propia y por cientos de personas que han seguido una metodología terapéutica que les ha conducido a integrarse consigo mismos.
¿Seguirá habiendo guerras? Claro, pero no para ellos, pájaros de la misma bandada vuelan juntos dice el refrán. Si Ud. aprende a volar en Paz se encontrará con gente que también vuele así. A las demás «bandadas»  ni las percibirá, a menos que sea un adicto a la prensa y la televisión y sus programas de noticias permanentemente negativas. Bueno, se enterará de que hay otras formas de vivir menos pacíficas pero le afectarán de otro modo.
El cielo y el infierno se entremezclan pero es su opción estar en uno o en otro. Todo depende de hacia dónde dirija su atención.
¡Atento pues! no permita que su atención siga siendo dirigida por programas familiares o sociales quizás bienintencionados pero que no le hacen feliz. La Vida le ha dado el regalo de la Libertad para que se sienta libre de ataduras familiares y sociales que si un día estuvieron fuera de Ud. hoy ya están implantadas en su cerebro.
Es su opción. Nadie puede hacerlo por Ud. ni Ud. puede hacerlo por nadie. Solo puede hacerlo por y para sí mismo. Una vez que lo haga, todo lo demás vendrá por añadidura. Es el Egoísmo bien entendido, Ud. no puede darle a nadie lo que no tiene, no puede dar comprensión, compasión ni Amor si no se lo da primero a sí mismo. Lo demás es una moralidad bienintencionada pero completamente ineficaz.
Aprenda a ser libre y ámese a sí mismo. Esa es la puerta del Paraíso. Claro que muchas personas solo se deciden a abrirla después de una larga estancia en el infierno. No es necesario… pero Ud. decide.

Pasos hacia la libertad

Potencialmente todos somos iguales, pero no todos hemos actualizado en el presente esa potencialidad. Me explicaré con un ejemplo, dentro de la semilla de un abeto está la potencialidad de transformarse en un árbol de 30 metros de altura.

Imagina que llegas a un bosque de abetos a plantar una semilla de abeto, tanto la semilla como el árbol tienen la misma potencialidad pero, ni mucho menos, la han actualizado en el presente de la misma manera.

Los seres humanos tenemos cuerpos y rostros distintos, historias diferentes y pensamientos y emociones que varían, no son los mismos en ti que en mí. La semilla del potencial de Paz y Amor está dentro de todos nosotros pero no está manifestada de igual forma.

Continuando con el ejemplo del abeto, si quiero plantar la semilla del árbol conviene que elija un terreno bien abonado, sólido y con una tierra adecuada para que la semilla se manifieste en todo el potencial que contiene.

El terreno sobre el que queremos plantar la semilla de nuestra libertad para que se manifieste en toda su expansión es nuestro mundo emocional. Si el terreno está lleno de piedras de rabia, de lodos de culpas y tristezas y de profundos resentimientos, la semilla del Amor, que es la experiencia de la Libertad, no crecerá en él. Antes tendremos que limpiar y abonar la tierra.

La mayoría de las personas sienten todas esas emociones negativas pero no saben de dónde proceden. Simplemente las padecen. Y la respuesta más habitual que da nuestra sociedad es taparlas con comprimidos de antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos, etc. ¿Sabías que cerca del 40% de la población de ciudades como Madrid toma algún tipo de psicofármaco?

Conocer intelectualmente de dónde proceden nuestras emociones es un primer paso, pero no una solución. Debajo de nuestras intelectualizaciones están nuestros miedos, diferentes y variados, pero hay uno importante que los agrupa a todos, es el miedo al dolor, no me refiero al dolor físico sino al dolor del corazón. Un dolor físico puede curarse en unos días o meses, pero un profundo dolor del corazón puede no curarse en toda una vida.

Si lastimamos a un perro o un gato de una forma premeditada, ese animal intentará mordernos o arañarnos con rabia para sacarse el dolor de encima. En el mundo animal, del que también formamos parte, la rabia es una reacción natural ante el sentimiento de sentirse herido.

Cuando somos niños pequeños y nuestros padres –la mayoría de las veces inconscientemente– nos lastiman con sus comportamientos, sentimos esa rabia pero rara vez la expresamos por miedo a su reacción o por un sentimiento de culpa por el simple hecho de sentirla. Si nos la tragamos, esa rabia se transforma en un sentimiento mucho más destructivo: el resentimiento, es una emoción fría que se manifiesta como falta de ganas e interés en ver a esa persona, de distanciarse con pensamientos como «ya me olvidé… ya no me importa», y estamos hablando de nuestros padres. Me refiero a los padres que guardamos en nuestras memorias, aunque muchas de ellas las hayamos olvidado. Si en esos recuerdos hay resentimientos, son el principal impedimento hacia el Amor.

El problema es que esas historias emocionales antiguas, pero no resueltas, tienden a repetirse en la vida hacia las personas con las que tenemos lazos afectivos.

El curso Aprender a Ser Libres te ayuda a limpiar y abonar el terreno sobre el que plantar la semilla del Amor. Y como toda semilla, requiere cuidados los primeros tiempos, pero cuando el abeto ya tiene dos o tres metros de altura ya crece solo.

Crecer es un cambio y en la vida nos perdemos muchas alegrías por no querer cambiar.